De Hawai a Lugo: una boda íntima en Pazo da Trave

De Hawai a Lugo: una boda íntima en Pazo da Trave

La boda De Alba y Álvaro, es una boda íntima y slow perfecta para la época actual. Se conocieron cuando tenían 16 años al empezar bachillerato, y nunca más se han separado. La pedida llegó en 2018, durante un viaje a Hawaii, y 12.000 kilómetros después, la boda en Pazo da Trave, Lugo, se hizo realidad. ¿Quién dijo que una boda tropical en Galicia no podía ser posible?

Con una llamada de FaceTime muy especial sus amigos y familiares se enteraron de que el verano siguiente tocaba ir de boda, lo que no sorprendió a nadie. Alba y Álvaro hacen un equipo perfecto. Lo que sí que fue una sorpresa para muchos fue el lugar escogido para la boda: Pazo da Trave, en Lugo. Ambos madrileños viviendo en San Sebastián, siempre se imaginaron su boda en Galicia. Parte de la familia es de A Mariña, donde han veraneado toda su vida, donde habitan miles de recuerdos.

La ceremonia la ofició el hermano de Alba, Adrián, por lo que las emociones no faltaron. Una boda muy emotiva, donde se intercambiaron unos lei hawaianos, como parte de su promesa de cuidarse y quererse para siempre. Un arco de tablas de surf custodiadas por sus mejores amigos les dieron la bienvenida como recién casados.

Una boda en una tarde de verano, inspirada en esa pedida tropical en Hawaii y en lo que más les gusta en el mundo: la playa y el surf.

Después de una preboda mágica en el jardín de la casa familiar frente a la playa en Barreiros, con luces de verbena música y queimada, los nervios de Alba desaparecieron, y el día de la boda estaba radiante.

Alba buscaba un vestido de manga larga, con escote en pico y espalda al aire, y lo encontró como se suelen encontrar muchas cosas en la vida: por casualidad en una firma que no tenía pensado visitar, Valerio Luna. Los pendientes de Rue Belle Maui y un anillo fabricado a partir de un colgante de su abuela materna fueron sus únicos complementos.

Raquel González no daba crédito cuando Alba pidió llevar el pelo recogido en una sencilla coleta. Su intención era llevarlo suelto, pero se dejó llevar y acertó por completo.

Los zapatos azules, de MIM Shoes, completaban todo el look.

El ramo de Alba estaba formado por 3 mini ramitos que, durante la cena, se entregaron a su madre, su suegra y su abuela. Una gran sorpresa ya que durante el cóctel lanzó a las invitadas solteras una réplica del original.

Álvaro iba vestido de Calvin Klein y le sentaba como un guante.

Una boda con muchos detalles que reflejaban a la perfección la personalidad de los novios, que fueron los encargados de preparar la mayor parte de la decoración, aunque siempre con la ayuda del personal del Pazo da Trave y la empresa de eventos Vorec. Mucho verde con hojas de palmera y las proteas como flores principales, a juego con el ramo de novia. Frutas tropicales como piñas y limones completaban la decoración. El catering de Mesón de Alberto, cerró el tándem perfecto.

El menú fue una delicia, con muchos de los platos favoritos de los novios: ensalada de bogavante primero, seguida de una merluza de Celeiro, Carrilleras y hojaldre de frambuesa de postre.

La fiesta duró hasta las 7:00 con Eventec a los platos, mientras los invitados disfrutaban en el photocall tropical con las polaroid que los novios dejaron para sacarse selfies de recuerdo. ¡Hasta la abuela se quedó hasta las 4 am bailando con todos sus amigos!

Las increíbles fotografías corrieron a cargo de David de Benito, hace maravillas con la cámara.

“Ojalá nuestra boda íntima en Lugo sirva como inspiración y como un chute de energía para las parejas que se están enfrentando a restricciones en las suyas este 2021, ya que, para nosotros, fue la mejor del mundo”. Alba y Álvaro.

Escribir un comentario

Tu email no será publicado.