La boda de Norine y Sergio en el Palacio de Galiana

La boda de Norine y Sergio en el Palacio de Galiana

“Como muchos invitados venían del extranjero preparamos un welcome pack precioso que los novios les entregaron a medida que fueron llegando a España, el detalle era una tote bag personalizada con una ilustración del Palacio de Galiana que contenía un programa con todas las actividades del fin de semana de la boda (organizamos una visita guiada por Toledo el viernes por la mañana, y por supuesto una preboda esa noche, además de un brunch el domingo por la mañana), junto con un pequeño bote de crema solar, una botella de agua, un ibuprofeno y unas botellitas de aceite de oliva.”Con esta bienvenida sabes que la boda va a ser ¡brutal! y más si están al cargo de la organización el equipo de Something Blue. La decoración corrió a su cargo, así que nadie mejor que ellas para hablaros de cómo la trabajaron.

“Los novios querían ante todo una boda elegante y con muchos detalles. La novia me pidió que huyeramos de estilos rústicos, vintage o cottage, quería un diseño decorativo actual y sofisticado a la vez. Inicialmente la gama cromática que barajamos para la decoración floral fue más conservadora que la colorida ambientación por la que nos decidimos al final.

Con los deseos de la novia diseñamos una decoración basada en el dorado y el blanco, el Palacio de Galiana tiene unos jardines espectaculares y muy verdes, por lo que queríamos conseguir contraste con el marcado color del escenario donde se celebraría el enlace.

Para la decoración floral optamos por centros asimétricos y desestructurados de colores vivos.

La ceremonia estaba presidida por un arco dorado de grandes dimensiones.

En el cocktail pusimos una zona con cojines de suelo a modo de chill-out, y por supuesto una mesa de firmas.

Para el seating plan utilizamos un arco dorado y una pieza impresa colgando con la distribución de invitados en las mesas.

La cena se celebró bajo un manto de guirnaldas de bombillas colocadas en zigzag.”

 

Yo soy una fan de las bodas llenas de guirnaldas de lucecillas, me parece que crean un ambiente cálido, romántico y acogedor.

Centrándonos ya en los protagonistas del evento, la novia estaba radiante con su vestido de Kleinfeld y su recogido obra de Belle Poupée.

Por su parte el novio llevaba traje con corbata de Hermès.

Del reportaje fotográfico se encargó Scarlet Roots.

Una boda maravillosa en un escenario inigualable

Wedding planner & Iluminación – Something Blue
Fotografía – Scarlett Roots
Catering – Flor de Sal
Florista –  Masshiro
Tarta – Acaramelada
Guitarrista cocktail – Nacho de la Rosa

Escribir un comentario

Tu email no será publicado.