La boda de Macarena y Paco

La boda de Macarena y Paco

La historia de Macarena y Paco es de esas historias de cuento y de amor para toda la vida, vamos, de las que a mí me gustan.

Su boda os va a encantar, sobre todo,  de la forma en la que nos la cuenta Macarena, la novia, que no quiero modificar porque es ¡magnífica!

Nos conocimos hace unos 18 años, Paco iba a jugar a una pista de fútbol que había tras mi casa y me echo el ojo. Luego coincidimos en el instituto y ya no me dejo escapar.Cuando nos casamos llevábamos 17 años juntos.

Los dos somos de Sanlucar de Barrameda, nos encanta nuestro pueblo, todos nuestros recuerdos y nuestra vida está aquí. Nuestra boda fue religiosa, en la iglesia de San Diego, los dos somos de la hermandad de La oración en el huerto y esta iglesia es su sede. Fue muy emotiva, nuestro mejor amigo Nene nos preparó una ceremonia preciosa. Estuvo amenizada por el coro Nazaret. Nos unió el Padre Esteban,47 años antes había casado a mis padres.
La iglesia estaba preciosa decorada por mi buen amigo y profesional Alberto de Heralba Flor y Eventos. Hicimos unos misales con una acuarela de ladybelula.

 

Sanlucar es la cuna de la Manzanilla, La bodega Don Benigno de Barbadillo fue la elegida para hacer la celebración, antes del almuerzo disfrutamos de unos entrantes en la bodega El toro que consta un patio Andaluz precioso amenizado por un grupo de mariachis. Ambas bodegas están muy cerca De la Iglesia donde nos casamos, así que decidimos irnos andando junto a todos los invitados, fue algo muy bonito. La bodega está en El Barrio alto de Sanlucar un sitio idílico donde se puede ver la desembocadura Del Río Guadalquivir y el Parque nacional de Doñana. Alberto de Heralba también se encargó de la decoración de la bodega. éramos unos 168 invitados, sin niños sólo mi sobrinito recién nacido un mes antes.

 

 

Mis amigos prepararon un vídeo hablando sobre nosotros, dos momentos súper importantes fueron cuando salieron nuestros niños ingleses( estuvimos Paco y yo un año en Inglaterra cuidando a una familia con 8 niños )no pudieron venir a la boda pero nos enviaron sus felicitaciones, también mi familia mejicana(mi mamá Cecy) estuve seis meses en Méjico terminando la carrera y ellos me cuidaron, fue un momento muy emotivo, lloré mucho!!!

 

 

Mi vestido era hecho a medida, de Belulah, le doy las gracias en especial a Nati que me ayudó millones a diseñar cada detalle.
Llevaba las mangas del traje de novia de mi madre, ella no lo sabía y en la primera prueba se llevó una sorpresa a verlas en mi traje… sí, se las quité sin ella saberlo (ella llevaba años queriendo tirar su traje, yo por supuesto tenía mi idea ya hecha y no lo permití)

Tuve el honor de ser la última novia a la que Alberto de Heralba peinó, raya al centro, pelo estirado y moño bajo, mi boda sin duda está marcada por su grandísimo trabajo. Del maquillaje se encargó mi gran amiga Alicia.

 

El ramo de floristería Martina Benítez me lo regaló mi cuñada Raquel un año antes le había regalado yo el suyo cuando se casó con mi hermano. De allí también la cajita donde llevamos los anillos. Tenía claro que quería olivo, margaritas de manzanilla y amarillo, que fuera muy natural y fresco. Anudado llevaba el lazo de la hermandad de la Macarena con una medalla de la virgen a la que le tengo especial devoción. Los pendientes me los regaló mi hermano en mi santo meses antes de la boda.

 

 

Llevaba un tocado de kapri koket dos chicas encantadoras y con unas manos mágicas, quise llevar un tocado haciendo de nuevo honor a mi madre, lo más parecido al suyo, les conté la idea y no dudaron en hacerme flores de seda y colocarlo sobre un casquete un trabajo espectacularmente bonito. Para la fiesta me crearon una corona de olivo que me regaló mi amiga Bárbara, una preciosidad y un recuerdo para siempre.

 

Los zapatos eran de Salo Madrid, aterciopelado color verde esperanza, de nuevo recordando a mi virgen Macarena.
Mi Amiga Miriam fue mi compañera de piso durante mi carrera universitaria y me regaló la liga que llevo en su boda, fue un detalle que nunca olvidaré.

Paco eligió un Chaque color gris marengo de Jesús González, camisa mil rayas celeste y blanca y corbata burdeos, iba guapísimo y muy elegante.

 

 

Del reportaje fotográfico se encargó Yuka García.

 

¿Viste lo que te decía al comienzo? Una boda preciosa contada con mucho sentimiento

Escribir un comentario

Tu email no será publicado.